Datos personales

Mi foto
Bahía Gris. , Malos Aires., Argentina

miércoles, 25 de julio de 2012

Vorágine:


Es un caso especial de caos muy diferente del caos a secas. La vorágine es un torbellino que se autochupa, se autofagocita, y que se lastra a los objetos ordenados que la envuelven. Es la entalpía precipitándose en un hueco de entropía que a su vez se precipita en su propio hueco entrópico.

En mi mente, la palabra vorágine aparece relacionada con voraz: que traga insaciable, que destruye y come de manera rauda. Pienso que el amor y el sexo son lo que quedó de la vorágine en el núcleo humano, y que el temor del ser humano ante el desborde, el descontrol, nos impide amar: nos niega la mejor comida.




lunes, 23 de julio de 2012

Escatorragia:


Del griego, skor, skatos excremento; rragia brotar. Modo de conversar socialmente inapropiado y obsceno caracterizado por un irrefrenable sentido de la honestidad. Torrente de excrementos que escapan de la boca.  

Como todas las formas de honestidad, suele dejar a su paso una estela de enemigos personales llevando a la degradación de la vida social y laboral, basadas fundamentalmente en la hipocresía. La sinceridad y falta de vergüenza del escatorrágico tienen cura: puede tratárselo inyectándole toxina botulínica junto a las cuerdas vocales, lo que lo vuelve una prostituta más del sistema.
Tb. escatorrea, coprolalia, cacolalia, excrementos que brotan, R. Gallardo (escatorrágico devenido en prostituta).

Descripción gráfica:



viernes, 29 de junio de 2012

Las flores.

La vieja obcecada con las orquídeas.
Hay cuadros de ponies, arte de mierda, colorido, y desechable
quiero contener mi dispepsia, en los dientes, levanta vuelo como humo.


Vomito los porotos, quiero cantar mis líquidos y volverlos a tragar
es mejor que ver esta porquería, arte golosina. Quiero fumar.
La vieja me habla de las orquídeas blancas, con formas de pene, y putas.

domingo, 24 de junio de 2012

Lo que zozobra en la mar.


Comer no sé dónde, comerme tu nombre
entierro las perlas como barcos en tu abismo marino.
Ven a mi bajel, tripulante, el mejor en el timón era yo.

Nuestras lenguas en los ojos, el camino
de la lengua en los ojos, con linternas
junta sal en la orilla construye un castillo
son de carne los frentes y no visita el destino.

Mi molar en tu pubis, tu clavícula chilla,
ahora todo es mío, la melancolía y la alegría
del timonel en su precioso navío.

Cuando él recuerda, la marca del diente se borra,
y aunque el hambre se tape o le levante una ola, algún día
la historia ya historia, ojeará a los vértices y verá lejanía.

Porque las naves se hunden y sus nombres se olvidan,
la sal no calma la sed de la encía, el bramante mar sempiterno perdura
y las linternas del faro, por encima, ya no sirven de guía.


martes, 19 de junio de 2012

Latrofobia.

Si entrás al consultorio médico te tenés que quedar hasta que te llamen, yo sé que esto que digo es una pavada, pero es algo que todavía me cuesta entender.


lunes, 18 de junio de 2012

El café guarda cuatro secretos.

Vamos a ver. Es así. Ni siquiera vas a tener el privilegio de mi voz contando por qué hice lo que hice. Te van quedar el sabor del café, el olor a tabaco, es el turno de tu voz.














miércoles, 13 de junio de 2012

La paradoja divina.

Amor, amor, cántame algo, hazme dormir, espántame con tus cuentos del infierno que a los pecadores obligan a vivir.

Dame la mano y pon la otra en tu pecho. Quítame las muelas y regálame tus riñones, regálame tus riñones, amor. Amor que me canta, amor que me hace dormir, amor que me espanta con los cuentos del infierno, que a los pecadores obligan a vivir.

Amor con que la sangre resplandece, amor de la sangre, la sangre agua de tu ser. Hazme despertar, hazme despertar por el miedo de perderte. Hazme despertar con el miedo de perderte. Cántame algo y hazme dormir.