Datos personales

Mi foto
Bahía Gris. , Malos Aires., Argentina

sábado, 5 de noviembre de 2011

Bампир. La Hambre.

Vampyr
no es cuestión de corresponderte
Vampyr, ya no
se cree en amor
mis labios en alcohol
son devotos a la lascivia
al vacío de otra boca.
                                    
Lo único que tengo es hambre.

No puedo verte en mis brazos,
sabés que sos presa,
con el amor te cebo, te atraigo.
Si la carne está dócil se come mejor.
Y vos igual me amás: es
luz para mi. Sol y desdicha.

No se come lo que se ama.
Me descompongo.
Caigo. La boca de mi esófago
no debe creer en la sensiblería de su bocado, su tentapié.

Hay virgenes verdades voluptuosas,
atrayentes cenizas de superficie...
atrayentes cenizas que en la superficie,
no te dejan respirar.
¿Podés respirarme?
debajo de mi piel. Te estoy llamando,
vení.

Obstruyen el paso del aire
los movimientos inconstantes efimeros,
intangibles. Puedo respirarme debajo de tu piel.
Tus brazos golpean el aire buscando alguna forma
de dónde sostener nuestros cuerpos
ya asociados.

¿De dónde sostener el deseo frustrado
antes que la idea se pierda en el tiempo?
No me dejes ir ahora, o la idea
se pierde en el tiempo.

Eres tu, eres tu, Vampyr, y la ceniza no me deja ver,
respirar, hablar.
Mordeme por favor, teneme con fuerza, clavame,
lávame en tu fauce, que no quede gota. 
Comer puede ser tan romántico.
No se puede vivir así. Si no podés comer porque lo amás.



Si no se hace cuero, si no se hace carne. Si no se hace sangre si no se vuelve dos, esto no tiene sentido. Si no se vuelve dos, este sensacion. Esto no tiene sentido*

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario