Datos personales

Mi foto
Bahía Gris. , Malos Aires., Argentina

jueves, 3 de noviembre de 2011

La Biblia: contradicciones y pensamiento circular.

Una de las mejores maneras de hacerse ateo es leer la biblia. Te das cuenta de cosas como esta:


La biblia está llena de silogismos ilógicos. La idea ampliamente difundida en la comunidad cristiana acerca del libre albedrío es que Dios nos da a elegir las acciones que vamos a realizar y nos da libertad para escoger lo que queramos en nuestra vida. Sin embargo, según la Biblia, Dios nos da a escoger entre una de dos opciones: o estamos con él (y seremos salvos) o no estamos con él (y seremos condenados). Ejemplos de esto los podemos encontrar en todos los libros de la Biblia actual: Gn 2: 16-18; Gn 6: 12, 13; Gn 26: 2-5; Éx 1: 16-21; Éx 9: 1-6; Lv 5: 14-19; Lv 26: 1-46; Nm 14: 26-37; Nm 33: 50-56; Dt 4: 1-4; Jos 7: 10-12; Jue 2: 1-4...). Estos pasajes son evidencia de que el Dios bíblico solo da dos opciones, de las cuales una es la correcta.

El concepto del libre albedrío también es totalmente incompatible con el concepto de “plan divino”. Si existe un plan divino, en el cual todo está predestinado por Dios, entonces el libre albedrío es solo una mera ilusión: una ilusión de tener libertad de opción, porque nuestras decisiones ya están predestinadas por Dios. Más interesante que este silogismo es que esto no se le discuta mucho a los atéos: para un cristiano, perder la libertad en nombre de su Dios es casi irrelevante, es asegurado. El cristiano goza con ser esclavo según sus propios preceptos morales.

Mucha gente basa gran parte de sus creencias religiosas en el concepto de libre albedrío como muestra de la bondad de Dios, cuando lo que vemos en el mismísimo libro que todos los cristianos defienden, y en el prejuicio de estos cristianos hacia las convicciones del resto de la humanidad, es totalmente lo opuesto.
Me pregunto si la mayoría de cristianos ha leído la Biblia en su total extensión, o al menos algunos fragmentos (que es lo que se necesita para darse cuenta de que se trata de un libro de mitología).
¿Cómo puede ser que un personaje al que se le atribuye poder, sabiduría y bondad infinita pueda crear a otros seres sin ninguno de esos poderes y que los confine a un mundo en donde, o se hace su voluntad o se hace su voluntad? Toda la Biblia es un compendio de leyes y órdenes de Dios hacia sus “hijos” los humanos. Y este compendio va acompañado de historias de pueblos o personas que no cumplieron esa ley, por lo que la solución era una sola: destruirlos.
Si tomamos en cuenta las enseñanzas de la Biblia y de las diversas iglesias cristianas, entonces caemos en una profunda contradicción lógica – o falacia – en la que dos ideas chocan de manera irreconciliable. No puede existir una libertad de opción, cuando un supuesto dios que lo rige todo tiene un lugar para los que decidieron “bien” y otro para los que decidieron “mal”. Es como que un padre le diga a su hijo:

“Hijo, si quieres puedes salir a jugar a la calle; como tu gustes… pero si sales estarás castigado de por vida, y si te quedas todo estará bien. ¿Qué decides?”.

Parece una burla, y obviamente algo así sería un acto malvado e inmoral, por decir lo menos.

"Lo que se necesita no es la voluntad de creer, sino el deseo de descubrir, que es exactamente lo contrario" - Carl Sagan

No hay comentarios:

Publicar un comentario