Datos personales

Mi foto
Bahía Gris. , Malos Aires., Argentina

jueves, 29 de diciembre de 2011

Cada pulgada de mí perecerá, cada pulgada, salvo una. Esa pulgada, pequeña y frágil, es lo único que merece la pena conservar en el mundo, nunca debemos perderla o entregarla, nunca debemos dejar que nos la arrebaten.

«¡Voilà! A primera vista un humilde veterano de vodevil en el papel de víctima y villano por vicisitudes del destino, este visage, ya no más velo de vanidad, es un vestigio de la vox populi ahora vacua desvanecida. Sin embargo, esta valerosa visión de una extinta vejación se siente revivida y ha hecho voto de vencer el vil veneno de estas víboras en avanzada que vela por los violentos viciosos y por la violación de la voluntad. El único veredicto es venganza, vendetta, como voto, y no en vano, pues la valía y veracidad de ésta un día vindicará al vigilante y al virtuoso. La verdad, esta vichysoisse de verborrea se está volviendo muy verbosa. Así que sólo añadiré que es un verdadero placer conocerte y que puedes llamarme "V"».

Que cuándo se es una cosa y no se es otra...

"Humano" es un concepto, con unidad y cohesión, pero no con autosuficiencia. En la naturaleza no hay un punto en el cual se empiece a ser humano. Ni a partir de la gestación (obvio, está más que claro que eso no es un humano: sólo no saber lo que es un embrión puede hacer que alguien sugiera que tal cosa es un humano)... ni de la segunda semana de desarrollo embrionario, de la tercera, o de la cuarta.

Y aún sí ¿cómo no llamar "humano" a lo que nace del vientre materno? Sin duda eso, ello, él, ella no está lo suficientemente imbuido por la cultura y las formas de nuestras sociedades para ser considerado un "humano" completo, acabado, entero. Podría ser considerado un "humano en potencia", pero ¿cuándo se empieza a ser un humano en potencia y se deja de ser un embrión, entonces? ¿Cuando se parece más el embrión a una persona y deja de parecerse a un roedor, a un anfibio, o a un organismo unicelular colonial?  Según Aristóteles duplicar los conceptos no soluciona el problema, sino que lo duplica.


Y nuevamente aún así, pese a los conceptos, a los problemas, y a sus soluciones, de alguna forma le asignamos el contenido del concepto a esa criatura que acaba de nacer, le llamamos humano, persona, aunque la misma embriología diga que el desarrollo de nuestro género -a diferencia de otros mamíferos- no culmina hasta varias semanas posteriormente de haber venido al mundo. Pero ese niño es un humano, claro que lo es, por el índole afectivo, por sus facciones, por su comportamiento, se nos sugiere que es un humano y qué horror pensar en que no se nos sugiriera así por el más feroz y fornido instinto animal que busca preservar a los nuestros.

Lo "humano" es una construcción cultural que ha cambiado a lo largo de la historia, y que depende de flujos antropológicos diversos: desde lo político y lo social hasta lo espiritual, la ética, la religión, la tradición y las costumbres de un pueblo o momento específico de un pueblo. No lo veo como una construcción social, sino cultural, y ahora voy a explicar por qué.
Si lo "humano" fuera una construcción social ese concepto sería lo mismo para todas las sociedades, y aquellos que hipotéticamente no pertenecieran a ninguna sociedad no podrían ser llamados humanos ¡pero a su manera claro que lo son! Están dentro del efectivo y racional espectro de lo que el humano puede ser. Y al definir un concepto definimos lo que este puede ser, no solamente lo que vemos que es en un momento o lugar específico.

Es coherente y necesario afirmar (derivando de lo anterior) que lo humano sin duda no es lo mismo para todas las sociedades: ningún concepto es universal ni es independiente de los juicios de valor de quienes los crean a sus anchas. No nacemos con conceptos grabados en el disco rígido, conceptos que preexistan a aquel que conceptualiza.

Si me confundiera con respecto a esto entonces lo "humano" no sería un concepto como lo entendemos nosotros, sino una verdad fraccionada de todo el contexto en el cuál aquello llamado "humano" se desarrolló, una verdad con autonomía de que exista o no lo humano, ¡ya que es independiente de nosotros! Es universal y se anticipa a nosotros, nos antecede, habiendo nacido por sí mismo el concepto y por este nosotros. ¡Qué gracioso pensar que pudiera existir algo así! Como creer que puede andar por ahí un hijo sin padres, nacido de, vaya a saberse, carne en descomposición, de un pozo en la tierra, de la nada, o de una mujer virgen.

Pensar así no es tan diferente de pensar como los creacionistas del medioevo, o los defensores de la generación espontánea en el siglo XVI. Y pensar en términos de "lo humano" sin analizar el lenguaje (que es lo único que debe ser analizado... no si en realidad existe una brecha entre lo humano y lo casi humano) es quedarse en la bobería y la mediocridad del adocenado. Es discutir fuera del ámbito de la razón y por ende, no es válido, ni imparcial, es más bien característico de alguien menos que un cuarto de poco brillante.

Si lo humano fuera universal, habría sido lo mismo durante todas las épocas y no solamente en todas las sociedades, y sin duda no lo fue no solamente en todas las sociedades, sino menos en todas las épocas. Desde la prehistoria hasta hoy cambió infinidad de veces, y no solamente en la prehistoria. Suponiendo que el lenguaje, la memoria, y el dominio del entorno gracias al pulgar oponible más el lenguaje y la memoria, no se hubieran desarrollado hasta el punto en el que lo hicieron en nuestros antepasados, y que nuestro límite hubiese sido afilar piedras en una cueva húmeda para cazar y haber descubierto el fuego (que eso ya es mucho, denle), entonces esa habría sido la definición que le hubiera quedado a lo "humano". Esos mismos seres se habrían "definido" como "lo humano", seguro en otros términos, seguro con otras formas, estando esas maneras fuera de nuestra imaginación del hoy por hoy: pero sabemos que nos sentíamos diferentes al resto de las cosas y esa autopercepción es más que suficiente... aquello que se distinguía por atributo como se distingue el ser humano hubiese sido lo suficientemente válido y de ninguna forma se puede considerar a tal concepto como una construcción social: la sociedad es la vinculación inevitable fuera del tejido cultural de cada una de las partes. La cultura de los homínidos habría acarreado un concepto de lo que nosotros llamamos "lo humano": los factores que nos hacen distintivos y nos hacen diferir del resto de las especies.

No siempre se pueden definir conocimientos racionales, válidos y objetivos a través de conceptos usuales y usos del lenguaje que aparentan universalidad, el pensar en determinadas verdades del mundo (como cuándo se empieza a ser humano y cuándo no: si un embrión es humano o si no lo es, si un feto es humano o no lo es), no se puede pensar en los términos que se nos canten, o se le canten a la gente que creo los términos. Una cosa son las cosas y otra el nombre que nosotros les ponemos.

Ante conflictos sociales como la descriminalización del aborto, estas conceptualizaciones sugeridas por la tradición, el uso de la lengua, y las costumbres, no llevan a absolutamente nada. La ciencia tampoco tiene nada que hacer: no puede decir cuándo comenzamos a ser humanos porque ese momento no existe más allá de las preferencias de cada institución. El pronunciamiento de la ciencia es otro, y es claro: a determinados problemas de índole social la fórmula para solucionarlos está en la observación de las sociedades, sus condiciones de vida, sus condiciones de muerte, y lo que se puede hacer para mejorarlas.

Lo que hace válida a una decisión del tipo social es la aspiración a tomarla en un contexto de la mayor racionalidad posible, conociendo las consecuencias de las decisiones, y todas estas soportadas siempre por el respeto a los principios básicos: la autonomía de un individuo, la beneficiencia y la no maleficiencia de lo que la experiencia y el raciocinio puedan decir que es benéfico o no maléfico. Todo esto, fuera de lo que unos pocos o una mayoría llegue creer que es correcto, por creencia nomás y nada más que creencia.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cosas que uno deja.

Me doy cuenta que abandoné principalmente porque no podía tolerar un ambiente así de cálido. No hablo de la temperatura, hablo de todo el teatro de cordialidad. Tampoco podía tolerar ser incapaz de adaptarme a esa calidez: me hacía dudar de lo que soy, de lo que elegí ser, de lo que tengo que ser. Me hacía querer cambiar y ser un buen tipo, y eso me genera animadversión. Me revuelve las tripas.

Y lo que menos, menos toleré -y sí, es diferente a lo que vengo escribiendo- fue que la calidez que me provocó aversión me hiciera querer cambiar: contra esa fuerza me di cuenta que todavía no puedo, me resisto a creer que la gente tiene buenas intenciones y aunque eso último sea una certeza para mi y esté en la razón... quise cambiar y olvidarme de la razón. "La razón es lo único que importa" me sigo repitiendo, como si tuviera que convencerme. Todo lo que explico en este párrafo arriba es una fuerte debilidad que no tolero... no sé si culpar a mi madre o a Dios por hacerme querer tener buenas intenciones por sobre todo lo demás. Sea quien sea el culpable, por él, ella, ello dejé.



lunes, 26 de diciembre de 2011

El catecismo me enseñó a hacer el bien por conveniencia y a no hacer el mal por miedo.

Si merezco ser asado en la parrilla, a eterno fuego lento, que así sea. Así me salvaré del purgatorio, que estará lleno de horribles turistas de la clase media; y al fin y al cabo, se hará justicia.

Sinceramente: merecer, merezco. Nunca he matado a nadie, es verdad, pero ha sido por falta de coraje o de tiempo, y no por falta de ganas. No voy a misa los domingos, ni en fiestas de guardar. He codiciado a casi todas las mujeres de mis prójimos, salvo a las feas, y por tanto he violado, al menos en intención, la propiedad privada que Dios en persona sacralizó en las tablas de Moisés: No codiciarás a la mujer de tu prójimo, ni a su toro, ni a su asno...

lunes, 19 de diciembre de 2011

Lorem ipsum, qué mentira.

Neque porro quisquam est qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, pero Cicerón no sabía que yo nacería.

http://t3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR_UInwaKSR0GH3mDfkTvwJ8xypG0_yqCpbCNXQyobx5AXB7HhKmn5W6HNq

Llegás de trabajar por la noche y...

Si me despertara en un lugar distinto, en un momento diferente, ¿lograría despertarme siendo otra persona?


Tenía que preguntárselo. Tenía que saber qué había estado haciendo Tyler mientras yo dormía. Si me despertara en un lugar distinto, en un momento diferente, ¿lograría despertarme siendo otra persona? Le pregunté a Tyler si era artista. Tyler se encogió de hombros y me indicó que los cincos troncos eran más anchos por la base. Tyler me mostró la línea que había trazado en la arena y la forma en que había calculado con ella la sombra proyectada por cada tronco. A veces te despiertas y tienes que preguntarte dónde estás. Lo que Tyler había creado era la sombra de una mano gigantesca. Sólo que ahora sus dedos eran tan largos como los de Nosferatu y el pulgar era demasiado corto, aunque me dijo que a las cuatro y media exactamente, la mano sería perfecta. La sombra gigantesca de la mano era perfecta durante un minuto y durante un minuto perfecto Tyler había estado sentado sobre la palma de esa perfección creada por él. Te despiertas y no estas en ningún sitio. Un minuto era suficiente, dijo Tyler; hay que trabajar duro para lograrlo, pero por su minuto de perfección valía la pena el esfuerzo. Lo máximo que podías esperar de la perfección era un instante. Te despiertas y basta.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Los Cuentos del Ilusionista: III.

Comienza la historia, y mi historia es una sola, aunque sus vías y oscuridades se vuelquen por todo el universo manifiesto e incluso un poco más allá. Mi leyenda brota con aquello que no podemos conocer, pero tampoco olvidar ni exiliar del pensamiento: como toda aventura digna de empezar, mi leyenda comienza con el vacío. Porque el vacío era, el vacío es y por excelencia, será.

Su nombre no fue conocido jamás debido a que, las criaturas de su vientre, sólo podemos llamar a las cosas con forma, y la forma que se le ha dado a él -o él mismo se ha dado- es la de un caos amorfo: la misma falta de una forma. Yog Sothoth: la nonada, le llamamos nosotros. Pero este no debe ser confundido con su nombre, que ha variado de labio a labio: debido a que el demonio sin forma nos ha dado nombre a nosotros, y nosotros no denominaríamos jamás otra cosa más que nuestro propio atolondramiento al intentar designarlo a él.

Su virtud es la némesis de la vida, la probabilidad de vida en cada centro del infinito. Lo inacabable era su mismo hogar, y éste fue llamado Naxyr. En Naxyr -que quiere decir 'lo vacío' en nuestro argot-, la vorágine primogénita auto-engendrado era amo de todas las cosas, y su don era el de la infinita justicia. Eternamente justo era lo algo como lo opuesto: una cosa como exactamente la contraria. Ni noche ni día, ni bueno ni malo, ni esto como tampoco lo otro. Allí no existían lo concreto ni lo sólido, lo estable ni lo formalizado, siendo él, ella, ello una nubosidad homogénea sin límites que lo cubría todo al mismo tiempo: indeterminado Yog, volátil Yog, discordia Yog.

Pero sucedió lo que nadie esperaría hoy; el Naxyr obtuvo dirección. El Gran Ilusionista, arquitecto de todas las formas, se autodeterminó. Sothoth tomó conciencia, tomó dirección: y amó una idea limitada, específica, puntual. Pero cuando se ama también se odia: se odia lo opuesto a lo que se ama, y entonces los contrarios ya no fueron iguales nunca más, había nacido la primera injusticia como un suave canto. La injusticia del juicio, porque el juicio es injusto, se fundamenta en tal sustancia: la injusticia. La injusticia para la cuál no hay opciones del mismo valor sino significados, pese a que de hecho todo sea igual y los significados sean cortezas sin contenido.

Soth amó, lo cual es elegir entre lo que debe ser justo y lo que no: nació la primera injusticia. Así, en su propia profundidad, la primera cosa nacida –la no cosa- gestó un movimiento extraño. Ésta es la crónica de su caída, y mis antepasados la llamaron el llanto de la mañana.



jueves, 8 de diciembre de 2011

Colectiveadeas, y Charly.

Voy de pie
aunque hay asientos libres.
Miro a este joven de frente
amplia, y sin proporción,
dispar. Su gesto gutural
ladra un grito en off
voraginoso y calavérico
se sienta en un fierro
como a punto de caerse
derritiéndose en diciembre
con asco blanco, dolor,
apestando a tabaco, turbado.

El joven multiplica, sin
memoria:  1 año son
12 ejemplares, 8256
son 7 por mes, contando
114 años de 1897. ¿En
qué estaba pensando?
Confundo, confundido.

Miro fijo, casi
un desafío. Hay un ciego
a mi lado, sé que baja
y se queda solo en la noche
en una esquina de Rosario,
sin mi auxilio. Ahí mismo
se resquebraja mi alma. La gente
asiste ellos no lo conocen,
yo sí. La adivinanza, quién es
este ciego quién es, él o yo.

La tez esconde dos
ojos oscurecidos
baila un vals en el colectivo
la luz guía el camino,
al joven, y
la ablepsia le quita el timón.

No hay explorador como
el hombre que en marcha
de cabeza se vierte, entero se clava
en su camino de mar.

Este es tiburón que filos,
dientes lleva en la cara.
Y el joven tiene un cuchillo,
pero el cuchillo no se ve.

Y sus lágrimas son agua
que le corren por la cara
pero el joven vive en el agua
y las lágrimas no se ven.

Chapotea abriendo camino
deja lágrimas mientras se hunde
las lágrimas van que se confunden
con el mar, pero son aún más saladas.

http://elsimposio.files.wordpress.com/2010/06/zdzislaw-beksinski-2.jpg


martes, 6 de diciembre de 2011

Si la Morte.

Si la muerte viene y pregunta por mí
haga el favor
de decirle que vuelva mañana.
Que todavía no han cancelado mis deudas
ni he terminado un poema
ni he ordenado mi ropa para el viaje
ni he llevado a su destino el encargo ajeno
ni he echado llave en mis gavetas.

Ni he dicho lo que debía decir a los amigos
ni he sentido el olor de la rosa
que no ha nacido
ni he desenterrado mis raíces
ni he escrito una carta pendiente
que ni siquiera me he lavado las manos
ni he conocido un hijo
ni he emprendido caminatas en paises desconocidos
ni conozco los siete velos del mar
(ni la canción del marino)

Si la muerte vieniera
diga por favor que estoy enterado
que me haga una espera.
Que no le he dado a mi novia ni un beso de despedida
que no he repartido mi mano con las de la familia
ni he desempolvado los libros
ni he silvado la canción preferida
ni me he reconciliado con los enemigos.
(Digale que no he probado el suicidio,
Ni he visto libre a mi gente).

Dígale, si quiere, que vuelva mañana
que no es que le tema pero, ni siquiera...
Dígale, si quiere, que vuelva mañana
que no es que le tema pero, ni siquiera...
Dígale, si quiere, que vuelva mañana
que no es que le tema pero, ni siquiera...
he empezado a andar el camino.

http://2.bp.blogspot.com/_x2vBZUXDzVk/TKnBfKrGxUI/AAAAAAAADto/US0VDF0AyB4/s1600/zdzislaw_beksinski_1978_2.jpg

lunes, 5 de diciembre de 2011

Dedicándole Twitteos a mi ex.

Encontré nuevo deporte. A la twitter de mi ex, que es una muchacha twitter, aunque no en partes iguales (es mucho más twitter que muchacha, considerando lo que son sus últimas fotos en Deviantart) le gusta bardear por twitter y por blog porque es una cagona y encara desde la red. Pensando en cuánta gente habrá que hace lo mismo (esto de la digitalización de la vida los tiene medios tarados a algunos), considerando que hay mujeres grandes que nunca salen de los 14 años mentales, lo cuál es terrible, y sabiendo que el palo de escoba pasa la mitad de su tiempo volviendo a mi blog a pegarle una miradita (nada que viniendo de mi WiFi Build 802.11a/b/g, que captura IPs, no me provoque entera confiabilidad), como parte del protocolo y por diplomacia le dedico este mensaje entero nomás, nomás para ella, para que vea qué lindo de arriba a abajo, y no dejarla sin respuestas. Sé que estás ahí, leyendo.

No soporto a la gente soberbia que pulula en tuiter. Tu futuro es ser una empleada municipal o levantadora de basura que cobra un sueldo de mierda y se distrae con tuiter, así que fijate, inicial J. (¿). Pero no todo es malo, gracias a vos hoy encontré una afición nueva: ¡putearte vía Tuitter! (abajo te voy a dejar el link y todo).
Así que ¡brindemos todos por la gente tarada! Que el mundo está lleno de ellos, y es una muerte de risa cuando justito le tocó ser uno a tu ¡"ex"! 

http://twitter.com/?ref=nf&utm_campaign=Nicloisse&utm_content=143659072896499712&utm_medium=fb&utm_source=fb#!/Nicloisse

Con amor (como siempre),
N. (¿) Dale, qué N ni N, tu vampyr nomás, pokemón. <3

La Serpenta Canta.

Por llegar a una tierra que su memoria hilarante conoce
se abre en hecatombe como luz en la mañana
contra sí yergue el cuchillo, incauta, cree que conoce porque ama.

Sostiene sus ojos palma contra palma
con ganas de morirse cuando eso ya pasó.
Piensa en agua, histeria sangre y filos pétreos, su único sendero
hasta ahora. La serpiente no canta empolla un nido de dolor.

Retroacrónica, se dobla
se hincha, se llena de bravura
la sangre le quita soltura, se infla
se anuda y en alarido la sangre mana.



http://www.diamandagalas.com.mx/cds/serpenta/fondo2.jpg

domingo, 4 de diciembre de 2011

Los cuentos del Ilusionista: II.

Este ser, el Primogénito Gris le dicen, no reveló jamás su nombre. Han dicho algunos que es de todas formas impronunciable, así como el real de Yog Sothoth. Sea como sea, un antiguo pueblo lo apodó Shadü, que quiere decir -en su dialecto- el Gris Alto. Nosotros nos contentamos con denominarlo Mmúriam: el opresor.
Iä, ¿cuál es el significado de poseer el nombre? Entender a la cosa; y si conociéramos el nombre de tan malvado espectro las guerras alumbradas que estuvieron llenas de sangre no habrían ocurrido, y el pozo de los mil ojos no habría forjado para sí la corona metálica de un imperio falso. Poseer el nombre es poseer el poder, y éste es el cuento de muchos de los nombres que siguen siendo –que se desplazan de acá para allá, entre las puertas entre los espacios, intimidando a lo vivo-.
Vos que querés aprender la sabiduría de los seres ocultos a tu vista, y atravesar las avenidas de sombra que transcurren entre las estrellas, escuchá este canto de dolor que entonó el que pasó antes que vos sin ser visto, para que puedas seguir el canto de su voz por las arenas azotadas del yermo. La canción ha sido una desde el principio, y repetida por pocos peregrinos.
           Yog Sothoth se alegra de recibir a quienes interpretan la melodía efímera e iracunda de su mente; a quienes han sido capaces de evadir la mirada gigante de su astuto hijo. Con una sonrisa huesuda y gris los recibe, ofreciéndoles sus ojos de obsequio, y larga enseñanza: pero quienes fallan deben ceder, en cambio, sus ojos, para alimentar a su estómago y a sus jugos gástricos. ¿Dónde sucede la ceremonia? Quienes quieren saber deben llegar.   
Tú que quieres aprender la sabiduría, oye al silencio y encontrarás la canción: pero recuerda que todo aquel que entra en el espacio vacío va solo, aunque por donde vaya uno pueda seguirlo otro. Y el señor de los ojos negros, Shadü Mmúriam, no debe oír tus pasos ni descubrir tu nombre: ese sería el fin, ya que Shadü come más que el cuerpo y el alma. Él ha cautivado a muchos pueblos: su habla hipnotiza y esgrime un poder nocivo, tóxico, que aflora con cada palabra. Le ha sido fácil dirigir a diestra y siniestra toda civilización e individuo, no sólo a los Adä, los hombres de las tierras secas de los que tanto se habla hoy por hoy: incluso a seres de rango superior a birlado.
           Cuando tengas el nombre verdadero tendrás poder verdadero sobre aquello que nombras. Quiero saber si seguirás nombrandonos tan facilmente.

http://tejiendoelmundo.files.wordpress.com/2011/09/museos.jpg

sábado, 3 de diciembre de 2011

Los cuentos del Ilusionista: I.

http://3.bp.blogspot.com/_O2XjQAL5wTg/TJOfbqAXghI/AAAAAAAAAPk/JrgjuDdGD98/s1600/yogsoth.jpg

            El gran profundo se sentó en sí mismo, y entonces cantó: porque había empezado a existir variedad de notas y tonos. La soledad amarga y la vastedad del Naxyr eran demasiado para su propia consistencia, y traduciendo su impotencia a vocablos, él, ello, ella arpegió un llanto insondable.
            Entonó esta melodía, este llanto, y fue tal y tanto que hizo vibrar a los agujeros en la noche del no espacio, y en este encendió su chispa de rencor y bilis, como bailando, amazacotado en una melodía curda. A través de los eones durante lo imperecedero, musicalizó un sonido hondo pero de puro silencio, una composición que nosotros no entenderíamos, ya que fue carente de todo ritmo, de toda armonía, solfeo y forma singular: fue como una primera inhalación, con miedo, un miedo que incluso habría provocado ternura. Esta serenata se volvió su esencia y en ella fue donde incubó el amor prohibido: por el misterio lloró.


            El Ilusionista se sintió sólo, y contradictorio de la naturaleza originaria, que era nada en nada. Abrigado por el abandono: amasando la falsa idea de una compañía que no debería haber existido jamás, amó y odió. Cohabitando en sí mismo, el Gran Yog parió un hijo, o la idea de un hijo algunos dirán: y ese monstruo primogénito habitaba en su Padre, fue llamado el Primer Nacido.

No sé quién sos. Sé que existis. Vivís en mis sueños. No mueras antes que yo.

Voy a ella todas las noches. No quedan más palabras para decir.
Con mis manos alrededor de su cuello, cierra los ojos y paso de largo.

http://www.cinematismo.com/img/nosferatu01.jpg

Me arde la carótida.
¿Nunca te quedaste dormido al lado de un cuchillo?

Hambre de piel.

Las enfermedades son del cuerpo, la gente que se muere por las enfermedades
padecen la otra enfermedad, la del mundo.

http://b.vimeocdn.com/ts/215/116/215116229_640.jpg

viernes, 2 de diciembre de 2011

Vanidad.

Desde que no hay malda
Que no hay ni hambre
Ni miedo ni soleda
No hay nadie que me ame
En toda esta ciudad.
Desde que no hay dolor
No hay nadie que sufra
Por un amor
Nadie mas que yo
No no quiero olvidar.
Ay! Ya no se canta
Como se cantaba ayer
Ahora dicen "ven-
Tomemos un cafe
Besamos en français"
No ya no se canta
"Sin tu amor me moriré"
No se grita "ya
No aguanto este sufrir
Quiero vivir...". Linda cancion
Desde que no hay malda
Todo el mundo se rie
De mi ansiedad
Yo lo llamo "poesia"
Le dicen "vanidad".
Desde que no hay traición
Me vida se desnuda
Ya sin pasion
Y no sé para que
Sirve mi corazon.
Ay! Ya no se canta
Como se cantaba ayer
Ahora dicen "ven-
Tomamos un cafe
Besamos en français"
No ya no se canta
"Sin tu amor me moriré"
No se grita "ya
No aguanto este reir
Quiero sufrir...". Linda canción.

http://lhasadesela.com/images/accueil.jpg

Colectiveadas.

De lo que me
escapé
               me rio.
  Y le planto la jeta
de golpe.

http://4.bp.blogspot.com/_zf9YmZbEGWs/SYqaN_WE_vI/AAAAAAAAAVA/QbP6wLWuy8Y/s320/LA+VIDA+Y+LA+MUERTE.jpg