Datos personales

Mi foto
Bahía Gris. , Malos Aires., Argentina

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Cosas que uno deja.

Me doy cuenta que abandoné principalmente porque no podía tolerar un ambiente así de cálido. No hablo de la temperatura, hablo de todo el teatro de cordialidad. Tampoco podía tolerar ser incapaz de adaptarme a esa calidez: me hacía dudar de lo que soy, de lo que elegí ser, de lo que tengo que ser. Me hacía querer cambiar y ser un buen tipo, y eso me genera animadversión. Me revuelve las tripas.

Y lo que menos, menos toleré -y sí, es diferente a lo que vengo escribiendo- fue que la calidez que me provocó aversión me hiciera querer cambiar: contra esa fuerza me di cuenta que todavía no puedo, me resisto a creer que la gente tiene buenas intenciones y aunque eso último sea una certeza para mi y esté en la razón... quise cambiar y olvidarme de la razón. "La razón es lo único que importa" me sigo repitiendo, como si tuviera que convencerme. Todo lo que explico en este párrafo arriba es una fuerte debilidad que no tolero... no sé si culpar a mi madre o a Dios por hacerme querer tener buenas intenciones por sobre todo lo demás. Sea quien sea el culpable, por él, ella, ello dejé.



No hay comentarios:

Publicar un comentario